ATRIBUTOS DE CIENFUEGOS

LA MARILOPE

Esta flor silvestre de un brillante amarillo de azufre en sus cinco pétalos, se yergue sobre bellas ramas de hojas lanceoladas y aserradas color verde oscuro. Se abre a media mañana y se cierra por la tarde hasta el siguiente día. Su carácter de flor representativa de Cienfuegos, más que un hecho real se basa en razones legendarias. Un español de apellido Lope cuyo nombre se ignora, se estableció hacia 1572 cerca del actual Club Cienfuegos en la zona de Punta Gorda (ver leyenda). 


                                                     ÁRBOL DE JAGUA

          

De acuerdo con las tradiciones de los indios de Jagua, esta fue la deidad que les enseñó las artes de la pesca, la caza y la agricultura, y su nombre, según el historiador Pablo L. Rousseau, significaba para aquellos, principio, fuente, origen o riqueza. Según la mitología aborigen, Jagua era la hija de Maroya, Luna, y de su unión con Caonao, hijo segundo de Hamao y Guanaroca, nacieron todas las mujeres, mientras que estos últimos procrearon a todos los hombres.

Estos hombres y mujeres dieron lugar a la formación de los pobladores de Jagua. Jagua era también el nombre aborigen de la región cienfueguera y lo es el de un árbol indígena muy abundante siglos atrás, pero escaso hoy debido a las desmedidas deforestaciones. De un montón de sus frutos maduros acariciados por un rayo de luz lunar surgió Jagua, según el mito aborigen. De su abundancia tiempo atrás da fe Oliver y Bravo (1846) cuando dice "se encuentran árboles, arbustos y plantas tan variadas como útiles", mencionando entre los primeros a la Jagua. En el escudo de Cienfuegos, también incorporado a la faja central de nuestra bandera, aparece representada una Jagua en producción.

 

 

 

 

Patrimonium Numen